viernes, noviembre 03, 2006

¡Secesión!

Hace 103 años los panameños tomaron una decisión que resultó ser angular, y declararon la secesión de Colombia. Ya había sido intentado varias veces antes desde 1830, pero sin éxito. Esta vez había una gran diferencia y era el apoyo de los Estados Unidos.

Los istmeños habían puesto muchas esperanzas en la promesa del Canal interoceánico. Lo habían intentado los franceses y fracasaron. Esta vez lo intentarían los americanos, y habiéndose firmado el Tratado Herrán-Hay entre Colombia y EUA para ello, el Congreso colombiano no lo ratificó.

Desde que Panamá voluntariamente se unió a Colombia luego de su independencia de España en 1821, muy pronto vino el desencanto. El sueño bolivariano de un estado federal panamericano resultó ser inviable. El mismo centralismo que había cansado a los pueblos hispanoamericanos y los llevó a independizarse de la Corona española, seguía viviendo incluso en las uniones voluntarias llamadas a constituir estados federales. El concepto de federación simplemente no cuajó bien en la psique política hispanoamericana, y en este caso específico, de la psique sudamericana.

Más recientemente, la Guerra de los Mil Días y la manipulación atroz de la moneda fiduciaria por los gobiernos colombianos, habían avivado nuevamente la llama de la secesión que siempre había ardido en los corazones panameños.

El rechazo en el Congreso colombiano del Tratado Herrán-Hay en el Senado en agosto de 1903, resultó ser el detonante para que los istmeños tomaran la decisión definitiva de volver a intentar lo que había sido intentado sin éxito permanente en 1830, 1831 y 1840. Sólo que esta vez se contaría con el apoyo de los EUA, por el interés de éstos en construir el canal interoceánico.

Aunque la fecha de la Separación estaba programada para el 4 de noviembre, la llegada el 3 de noviembre a la costa de Colón (en el Atlántico), de tropas enviadas por el gobierno colombiano a la ciudad de Panamá (en el Pacífico), en reemplazo de las existentes (que tenían ya algún tiempo aquí y simpatizaban bastante con la gesta separatista, cuyos rumores ya llegaban a Bogotá), hizo que los conspiradores tomaran la decisión de adelantar la separación. Un hábil manejo de los encargados del ferrocarril (que conocían de la conspiración, por supuesto), hizo que los oficiales al mando de las tropas recién llegadas a Colón se desplazaran solos, sin sus tropas, a la ciudad de Panamá (sí, sé que suena increíble, pero los militares a veces cometen los errores más infantiles), donde luego de un recibimiento formal, fueron cordialmente arrestados.

La población de la ciudad de Panamá pidió las armas, las cuales les fueron entregadas. Con esto, y con el aislamiento de las tropas colombianas en Colón, quedaba asegurada al menos una muy buena oportunidad para defender la ciudad de Panamá por buen tiempo.

En fin, hoy en Panamá celebramos el derecho de secesión, que ejercimos exitosamente hace 103 años.

Etiquetas:

1 Comments:

At 22:56, Anonymous Anónimo said...

Mientras la revolución americana estaba motivada en el ideal de proteger al individuo del gobierno ilimitado, la revolución latinoamericana estaba inspirada en la francesa que pretendía igualar a los hombres... a como diera lugar.

Bolívar, al final, lo único que demostró fue que su admiración a Napoleón se traducía en querer ocupar el lugar de los españoles en América.

Bien por Panamá que se independizó. Saludos desde Costa Rica.

 

Publicar un comentario

<< Home