lunes, noviembre 27, 2006

Milton Friedman, q.e.p.d.

No ahondaré en esto porque ya se ha escrito bastantes obituarios la semana pasada, por la muerte de Milton Friedman. Sólo aporto lo siguiente:

Milton Friedman escribió bastante en defensa del mercado. Contribuyó de forma invaluable a la discusión de temas que antes de él eran tabú, como los vouchers escolares (sistema por el cual aunque el Estado paga la escolaridad, son los padres de familia quienes deciden a qué escuela enviar a sus hijos), la despenalización de la droga, la desregulación, la reducción de impuestos, y el libre comercio.

Su escritos en estos temas fueron inspiradores para muchísima gente. Su Free to Choose es magnífico.

Por el lado negativo, sus posiciones en materia de política monetaria, aunque no son keynesianas, dejan intacto el rol del Estado en la manipulación artificiosa de la moneda. Al defender dicho rol del Estado, defendió lo que en esencia es una de las mayores fuentes de expropiación de riqueza que existe en nuestros tiempos: la inflación.

Adicionalmente, su epistemología económica insiste en que la economía es capaz de hacer predicciones en el mundo real. Esto lleva irremediablemente a la santificación de los famosos modelos econométricos, lo cual a su vez es el sostén de los ejércitos de estadísticos y expertos que diseñan políticas económicas para el Estado, en lugar de que se reconozca que los planes individuales de millones de individuos no pueden ser consolidados en planes estatales, y que sólo a través de las interacciones voluntarias de las personas es posible mejorar la calidad de vida de éstas.

En definitiva, Friedman fue alguien que entendió la importancia de la libertad, pero que a mi modo de verlo, no entendió del todo que la libertad no viene por partes, sino que es una sola.