viernes, octubre 27, 2006

¿Asimetría de los vuelos espaciales?

Todo el mundo habla de la asimetría de la distribución de la riqueza, de la asimetría de la información, de la asimetría en telecomunicaciones. Yo traigo mi propia asimetría a colación.

Me entero que un multimillonario, Charles Simonyi, se ha pagado un tour espacial para muy pronto. Este señor es el creador de Word y Excel, piezas de software que yo uso a diario (y así como yo, hay millones de personas en el mundo que son "explotadas" por estos softwares consumistas).

Y entonces este tipo explotador, que no ha hecho nada para ganarse sus millones, más que expoliarlos a millones de usuarios que ahora somos más productivos (pero eso no se debe a Simonyi, sino a la inexorable acción del materialismo dialéctico), quiere ir a darse un paseíto.

¿Y por qué yo no puedo?

Bueno, ya poniéndonos serios, cuando la industria aérea daba sus primeros pasos, los vuelos eran una cosa de ricos. Primero, los loquitos que arriesgaban sus vidas tratando de hacer volar un aparato hasta que finalmente llegaron los hermanos Wright, era gente adinerada que como que no tenía mucho que hacer con su dinero más que ponerse a inventar un aparato para que el hombre fuera pájaro (¡qué locura!). Gracias a que hubo muchísimos de estos loquitos aprendiendo por ensayo y error (y error hubo bastante), finalmente el objetivo se logró.

Pero por muchos décadas el vuelo era algo que sólo podían permitirse personas muy adineradas. Hoy día tenemos, sin embargo, la situación de que ir de Panamá a New York ida y vuelta, tiene un costo que cualquier persona que trabaje puede costear. Se ha "democratizado" el vuelo como medio de transporte.

¿Cómo se llegó a esto? Seguramente hubo hace décadas algún gobernante visionario que estableció planes de "vuelo universal para todos", ¿verdad? NO. Como toda industria, la de los vuelos comerciales y de pasajeros es una donde, si el Estado no se entromete demasiado a entorpecer las cosas, la competencia lleva a los actores a mejorar la eficiencia para poder llegar cada vez a más personas. Es que todo empresario quiere siempre aumentar su clientela, y para ello requiere, entre otras cosas, ir reduciendo costos y mejorando beneficios continuamente.

¿Llegará un tiempo en que los vuelos orbitales sean cosa cotidiana para las personas "de a pie."? No lo sé. Quizás sí, quizás no. Eso dependerá más que de cualquier otra cosa, del interés de las personas por pagar dinero para ir a ver "desde fuera" su Tierra. Puede ocurrir que la gente simplemente no tenga interés, o puede ser que la gente esté dispuesta a pagar por ello.

Lo cierto es que sólo ocurrirá si dejamos a las personas en libertad para que maximicen su poder creativo. Y así como es ridículo pretender un plan de acceso universal a los vuelos espaciales, es contraproducente para las telecomunicaciones (incluido Internet), la educación, el agua potable, la electricidad y todo aquello en que usualmente surgen este tipo de ideas.

1 Comments:

At 15:45, Blogger Francisco J. Ibero said...

Un punto que suele pasar desapercibido es que son los ricos los que pagan los costos para que los productos se hagan cada vez mejores y más baratos.Ellos compran caros los productos cuando salen por primera vez.Estos ingresos les permiten a las compañías desarrollar una nueva versión que es más barata y mejor.Nuevos clientes que ya no son tan ricos pueden comprar el nuevo producto.El ciclo sigue hasta que casi todo el mundo puede comprarlo.

 

Publicar un comentario

<< Home