jueves, septiembre 28, 2006

Mozart y el despertar de Occidente

El hecho de que haya polémica en Europa por la cancelación en un teatro alemán de las funciones de la ópera Idomeneo, de Mozart, debido a que en ella se muestra la cabeza seccionada de Mahoma (así como las de Buddha, Jesús y Poseidón), es un signo de que quizás Occidente ya está despertando ante el verdadero Islam. Angela Merkel ha dicho que la autocensura generada por miedo, no es aceptable.

Esto viene sólo meses después de la polémica por las viñetas danesas de Mahoma, en que ningún gobierno occidental salió al rescate moral de la libertad de expresión, y dejaron a los daneses a defenderse solos.

Tan sólo hace unos días reseñé un análisis de Tom Blankey en que éste indicaba que están viéndose signos de que Occidente está comenzando a despertar de su sueño. La reacción de personalidades públicas ante esta clausura anticipada de la ópera Idomeneo, especialmente la reacción de Angela Merkel, refuerza el argumento de Blankey.

Angela Merkel merece mi aplauso por defender así uno de los derechos (la libertad de expresión) que peligrosamente damos por sentado en Occidente.