viernes, agosto 11, 2006

Una vez más, Occidente cede ante el islamofascismo

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha votado unánimente por la Resolución 1701, que llama al cese inmediato al fuego de ambas partes en el conflicto en Líbano.

Aunque la Resolución indica que Israel debe cesar las operaciones ofensivas (contrario sensu, las operaciones defensivas se mantienen), es imposible para Israel desarmar a Hezbollah con acciones meramente defensivas.

El resultado de todo esto es que, a los ojos de los musulmanes de Medio Oriente, Hezbollah ha ganado. Hezbollah sigue sin entregar a los dos soldados israelíes que secuestró, y seguirá teniendo la capacidad para lanzar cohetes contra la población civil israelí en cualquier momento.

Pero la lección más clara la ha aprendido Irán: se puede armar un revuelo en Medio Oriente contra los israelíes, atacar su población civil por medio de mandaderos (Hezbollah), y todo ello sin recibir represalias de parte de Israel.

Nuevamente tendrá UNIFIL la tarea de asegurar la paz entre Israel y Hezbollah. Nuevamente fracasará rotundamente. Y nuevamente estaremos en esta misma situación dentro de unos meses, o un año o dos.

Mientras tanto, la gente en Medio Oriente aprende que se puede atacar a Israel impunemente, pues cuando Israel contraataque, llegará Kofi y sus Naciones Unidas a exigir un cese al fuego, exigencia que será respaldada por el resto de Occidente, y así dar tiempo a Hezbollah (o cualesquiera islamoterroristas) para recuperar fuerzas, rearmarse, reorganizarse y planear el siguiente ataque.

Munich 1938.