martes, agosto 22, 2006

Por qué Israel debe ir a la guerra con Irán

Antes he señalado por qué fue un error de Olmert en la guerra con Hezbollah, dar tantas garantías a Irán de que la guerra no se extendería a ellos. Es obvio que Hezbollah sin el apoyo del gobierno de Irán no sería nada.

Además, Hezbollah, por ser una organización terrorista que se esconde tras la población civil para lanzar sus ataques, no puede ser destruida en una guerra convencional corta.

Atacar ahora a Hezbollah, sin cortarles el suministro de dinero y armas (que incluye los cohetes que lanzaron sobre Israel el último mes), es como tratar de parar el sangrado sin cerrar la herida: es pérdida de tiempo. Un movimiento guerrillero no puede ser vencido con guerra convencional.

Lo que se necesita para que Israel acabe con Hezbollah (para Hamas en Palestina aplica lo mismo) es, en primer lugar, una ofensiva militar en Líbano dirigida a erradicar el movimiento guerrillero, despojarlo de sus bases de operaciones, y capturar (o mandar al otro mundo) a los terroristas. Esto es imposible de lograr en una ofensiva rápida, de pocas semanas, como pretendía Olmert. Esto requiere una campaña militar prolongada con tácticas de guerra contrarrevolucionaria, y ocupación a tiempo completo del territorio libanés que fuese necesario para erradicar a Hezbollah.

Si el gobierno de Olmert no estaba dispuesto a llevar esto a cabo, entonces no debió dar el primer paso. No debió iniciar la ofensiva aérea ni mucho menos la mueca de ofensiva terrestre que dio. Digo mueca, porque es evidente que sólo sirvió en términos generales para simular como que se estaba haciendo algo para acabar la amenaza terrorista de Hezbollah.

En segundo lugar, se necesita cortar la hemorragia. Si Israel no para el sangrado por la herida, de nada servirá todo lo demás. Me refiero a Irán. El régimen de los ayatollahs abiertamente respalda con recursos a Hezbollah. Los arman y los proveen de muchísimo dinero. ¿De dónde cree usted que va a sacar Hezbollah el dinero para pagar las jugosas indemnizaciones a los desplazados del Sur de Líbano?

Para ello, Israel debe practicar la única política que ha demostrado, en toda la Historia, que funciona frente a un enemigo que no quiere razonar: la disuasión. Ésta funciona tal como lo decían los romanos: si vis pacem, para bellum (si quieres la paz, prepárate para la guerra). Y por supuesto, para que funcione, tiene que ser creíble. Tiene uno que infundir en la mente del enemigo la idea de que atacar puede acarrearle serias consecuencias. Como la definió muy bien el Dr. Strangelove, es el arte de infundir en el enemigo el miedo a atacar. Y esto requiere que cuando alguien ataque, debe usarse la respuesta con fuerza para cumplir la promesa de retaliación.

Irán, repito, apoya con muchísimo dinero, y con armamento, a Hezbollah, con el objetivo de que lleve a cabo sus ataques sobre Israel. Los Estados Unidos invadieron Afganistán y derrocaron al régimen Talibán precisamente porque albergaban terroristas que atacaban a EUA. La relación entre talibanes y Al Qaeda era exactamente la misma que hay entre el Irán de los ayatollahs y Hezbollah.

Pero eso no es todo. Los ayatollahs están en una carrera acelerada para obtener algo con lo que aún no cuentan: la Bomba. Si Irán apoya tan abiertamente a terroristas como Hezbollah, sin tener el respaldo disuasorio de un arsenal nuclear, cuando lo tenga se volverá mucho más agresivo hacia Israel y hacia Occidente en general.

A diferencia de los soviéticos, tenemos muy buenas razones para pensar que los ayatollahs no quieren la Bomba meramente para blandirla, sino para usarla. Y entonces costará mucho más acabar con la amenaza. Muchas más vidas y sacrificios. Igual que ocurrió en la II Guerra Mundial, gracias a que por tanto tiempo de guerras la civilización se había cansado y cedió ante la barbarie. Hasta que fue casi demasiado tarde.

La guerra con Irán sólo la estamos (Occidente) posponiendo. En nuestro propio perjuicio.

ACTUALIZACIÓN: Thomas Sowell piensa más o menos lo mismo.

(2da.) ACTUALIZACIÓN: Artículo de Robert Tracinski en que también argumenta el caso contra Irán.

Y aquí otro, de John O'Sullivan, secundando también la moción.

Esperemos que la gente comience a escuchar con atención.

(3ra.) ACTUALIZACIÓN (ago.24): Herb Keinon apunta lo mismo en Jerusalem Post.

9 Comments:

At 08:22, Blogger MarcosKtulu said...

Vamos a la guerra, oh oh oh oh

 
At 09:20, Blogger Jaime Raúl Molina said...

Sí, pero sólo porque los ayatollahs así lo quieren. Si no insistieran en detestar a Occidente y llevar su odio al extremo financiando terroristas y buscando por todos los medios nuestra destrucción y sufrimiento, no tendríamos necesidad de defendernos y no habría guerra.

 
At 09:35, Blogger MagnusGodmunsson said...

¡Oh sapientísimo! ¿Quê es Occidente?
¿El capitalismo, respeto a la propiedad privada, libertad. O el comunismo, nazismo, estado de bienestar?

 
At 15:47, Blogger MarcosKtulu said...

Yo creo que Occidente es la playa, es ir a la playa y hacer oh oh oh oh. Pero cuando llueve o está nublado, hay que ir a otro lado.
oh oh oh

 
At 15:49, Blogger MagnusGodmunsson said...

Occidente es lo que nos conviene a nuestras fantasías pseudo-liberales.

 
At 16:55, Blogger Jaime Raúl Molina said...

André Glucksmann (Occidente contra Occidente. Santillana, Madrid, 2004.)

"[p.30] Una civilización no se define por la unidad de los gustos, de los colores y de las modas. El imperialismo de McDonald's coexiste civilizadamente con el imperialismo aún más invasor de la pizza. Una civilización es un antidestino. [...] Por muchas ilusiones que se haga de lo contrario, la civilización se une ante todo lo que esté en contra. Contra lo que la destruye. Es el sentimiento común de la adversidad lo que le permite, con [p.31] posterioridad, secundariamente, comulgar con valores cuyo positivismo sigue estando a equívocos, variaciones y, por tanto, a cambios, incluso a mejoras. La civilización del Siglo XXI se vuelve Uno, no porque confiese una misma idea del Paraíso -Dios sabe que en absoluto-, sino porque está dominada, de grado o por fuerza, por una visión del infierno que en el Siglo XX le han inoculado Armenia, Auschwitz, el Gulag, Camboya o Ruanda."

 
At 00:24, Blogger Jaime Raúl Molina said...

Mirad lo que dice el colega blogger Liberal Sanjuanista sobre el tema, quien me dejó este comentario:

"Cuando era más joven, decidí junto con otros amigos tomar clases de ecología humana con un profesor argentino comunista que en su exilio en Suecia descubrió la nueva fe verde. En sus clases descubrí que él odiaba cosas que a mí no me desagradaban. Odiaba el cristianismo por haber "arrebatado el poder a las mujeres que se relacionaban con la naturaleza". Odiaba el capitalismo y sus fábricas. Odiaba a Europa por su "negro pasado colonial". Odiaba a América por su "imperialismo". Pero por otro lado amaba en exceso las "culturas salvajes", lo "primitivo" y lo "africano". A todo lo que parecía malo le llamaba occidental y a todo lo que le parecía bueno, "noble, sin influencia europea". A partir de sus divagaciones yo llegué a la conclusión que pertenecía a la cultura occidental porque esta simplemente existía, y que iba a estar orgulloso de eso. Años más tarde, a través de Borges descubrí Spengler y más claro lo tuve aún: existe la cultura occidental, es cristiana, nació en Europa y terminó por desarrollarse en América, y, lo más importante, es un mundo en decadencia por culpa del socialismo. Por eso es que los principales enemigos de la cultura occidental somos nosotros mismos cada vez que nos invade el sentimiento socialista, y queremos dialogar y ser tolerantes con los moros comeinfieles."


Más claro no se puede.

 
At 13:44, Blogger MarcosKtulu said...

Auschwitz, los gulags, Hiroshima; es todo made in occidente. Y qué es occidente de todos modos?

 
At 17:19, Anonymous Anónimo said...

Ric declara, los campos de muerte del nacionalsocialismo, y los gulags del socialismo real, son productos de occidente pero no son occidente. Son el resultado de la negación de occidente implícita en los radicalismos modernos, especialmente en el socialismo, el no-yo de la cultura occidental que la carcome y destruye por dentro.

 

Publicar un comentario

<< Home