viernes, agosto 18, 2006

Otra vez, Francia.

A estas alturas es evidente que el gobierno francés no tiene la menor intención de enviar tropas de verdad a Líbano como parte de las "fuerzas" de la ONU, ni mucho menos ir de veras a desarmar a Hezbollah. Los franceses quieren que el ejército del Líbano desarme primero a Hezbollah, antes que sea desplegadas las tropas multinacionales de la ONU. Es decir, como siempre, los franceses no quieren hacer el trabajo de hombres, sino únicamente ir a figurar y hacer relaciones públicas con sus buenos amigos los árabes. En otras palabras, ir a pasear y tirar besitos cual reina de carnaval.

Ya están anunciando que en lugar de enviar un contingente importante, sólo les interesa enviar un número simbólico (como casi todo lo que hacen el gobierno francés) de tropas, unos doscientos soldados (supongo que fuertemente armados con fotogenia para posar ante las cámaras).

Sigo sin entender qué lógica fue la que siguió Olmert para aceptar que Francia le proteja las espaldas. Digo, Francia no es precisamente un país que en el último siglo y medio haya logrado sacar a nadie de problemas. De hecho, en ese período ha necesitado que otros lo auxilien para sacarlo de sus propios problemas. Para luego, claro, quejarse del imperialismo y gritar en todos los foros internacionales sobre la famosa soberanía y orgullo nacional francés.

Perdón si este post suena muy antifrancés, pero es que se ha convertido en una sociedad, no decadente, sino ya decaída.

1 Comments:

At 15:50, Blogger Francisco J. Ibero said...

Y si no,que lo diga Baverez,autor del best seller La France Qui Tombe,o sea, La Francia Que Se Derrumba.

 

Publicar un comentario

<< Home