jueves, agosto 10, 2006

El Laborismo inglés en rebeldía porque el gobierno de Blair no ha sido lo suficientemente antiisraelí

En el Reino Unido el gobierno Laborista está pasando por una crisis debido a que sus backbenchers cuestionan seriamente el hecho que Tony Blair no esté tomando una posición, respecto del conflicto israelí con Hezbollah, similar a la de Francia.

Ya sabemos que los de izquierdas en todas partes son anti-Israel. Viene programado ya en su disco duro y es un software que aparentemente no se puede desinstalar sin poner en riesgo todo el sistema operativo de los zurdos. Así que los Laboristas ven la posición de Blair en este asunto como una traición.

De hecho, la posición de Blair es de lo más wishy-washy que puede haber. Ha oscilado entre la exigencia de un cese al fuego inmediato (lo que necesariamente implica negar el derecho a la legítima defensa de parte del agredido), y tímidas menciones de que Hezbollah es el causante del problema.

Inglaterra es un país que no está aún tan islamizado como Francia, pero no está demasiado lejos de ello tampoco. Los ingleses viven desde hace varios años en el letargo moral del multiculturalismo. No es por accidente que tienen un gobierno Laborista desde hace ya nueve años.

Es otro síntoma de que Occidente se encuentra en un estado avanzado de falta de identidad moral, y que estamos cerca de una división muy grande con respecto al futuro. Un amigo me llamó la atención hace poco, indicándome que encuentra mucho paralelo con la Alta Edad Media y los grandes cismas que había en el Cristianismo en ese entonces entre arrianos, pelagianos y demás sectas. Y entonces llegó la barbarie del Islam a conquistar Europa, que por poco lo logra. Tomó siglos expulsar completamente a los últimos restos de esos invasores, pero la lucha entre Occidente y el Islam jamás terminó, sólo ha habido muchas treguas, unas cortas y otras largas.

El mayor peligro para Occidente en la actualidad es su propia falta de fe en sí mismo, su propia falta de identidad y asertividad moral. Estoy realmente preocupado.