martes, julio 11, 2006

Otro linchamiento de la religión de paz

Michelle Malkin reporta sobre una muchacha de 20 años que fue lapidada en forma sumaria en Nigeria. El delito que le mereció esta ejecución sumarísima es la blasfemia. Entró a una mezquita y dejó una volante que denigraba a Mahoma, Jesucristo y otros personajes religiosos. Varias personas salieron de la mezquita, la tomaron por la fuerza y la entregaron a la policía.

Pero posteriormente la voz se corrió en el pueblo sobre lo que contenía la volante, y aparentemente se formó una turba de linchamiento que llegó a "exigir" que la chica fuese ejecutada de inmediato. Al final, la turba imperó y la chica fue golpeada hasta morir.

Y eso que es una religión de paz.