viernes, junio 30, 2006

Chávez quiere desarmar a la población: ¿Para qué será?


¿Reducir el crimen? ¿Realmente se cree usted el cuento de que los criminales van a ir a entregar sus armas? Mire, por definición, el criminal no siente respeto alguno por la ley o la autoridad. El que el gobierno apruebe una ley prohibiendo la posesión de armas de fuego, no va a hacer que de repente los criminales vean la luz y vayan a entregar las suyas. Los únicos que en todo caso lo harán son los ciudadanos decentes. Y esto sí lo saben los criminales, y créame que se regocijan cada vez que oyen a las autoridades hablar de prohibir las armas de fuego, porque si eso se pone en práctica, significa que ahora sus víctimas estarán desarmadas e indefensas: el paraíso de los criminales.

Revise usted sus libros de historia y verá que siempre los tiranos quieren desarmar a la población. Es algo de lo más común. Hitler lo hizo, los soviets lo hicieron. Eche un poco para atrás, y verá que en la Europa de la Edad Media, llevar una espada sin ser siquiera Caballero, era un delito castigado con la muerte.

Conscientes de esto, los padres fundadores de la república americana, establecieron en el Bill of Rights la famosa Segunda Enmienda, que garantiza el derecho de todo ciudadano a tener armas. Digo, si no hubieran tenido armas los colonos, jamás se hubiesen podido independizar de la Corona Británica.