martes, mayo 16, 2006

Hirsi Ali se va de Holanda

Se cansó de ser perseguida por aquellos a quienes quiere defender. Por un lado, la burocracia que la estaba investigando (con la posibilidad de deportarla) por informaciones falsas que dio hace 14 años cuando aplicó para asilo político. Por otro lado, sus cobardes vecinos que estaban dispuestos a entregarla al enemigo. Y sus propios copartidarios, que preferieron sacrificarla al altar del becerro de oro de la corrección política. Todos esos factores hicieron que al final decidiera irse a los Estados Unidos de América, donde trabajará con el American Enterprise Institute.

De veras lo siento por Europa. Todo indica que está ya perdida. Tocará, por enésima vez, a los Estados Unidos rescatarla de su los males que ella se ha autoprovocado.

Como reza la placa en el museo de la Estatua de la Libertad:

"Give me your tired, your poor,
Your huddled masses yearning to breathe free,
The wretched refuse of your teeming shore.
Send these, the homeless, tempest-tost to me,
I lift my lamp beside the golden door
!"

1 Comments:

At 17:31, Blogger Francisco J. Ibero said...

Desde luego Holanda no merece existir.Y lo va a pagar caro,tarde o temprano.

 

Publicar un comentario

<< Home