jueves, abril 27, 2006

Consecuencias de la ridícula prohibición de fumar en áreas cerradas privadas abiertas al público

Esta es una de las tantas consecuencias ridículas de la obsesión del Estado-Niñera por cuidar a los adultos de sí mismos. En Inglaterra entrará en vigor en los próximos meses una prohibición de fumar en lugares públicos cerrados (bares, restaurantes, discotecas, etc.), igual que como hicieron en Irlanda hace algún tiempo ya.

Ahora, el Ministerio de Salud británico ha indicado que está considerando hacer una excepción para la puesta en escena de obras teatrales en las que el acto de fumar de algún personaje "sea parte importante de la trama."

Tendrían que hacer esa excepción para no llegar al absurdo de que la puesta en escena de alguna de las obras de Arthur Conan Doyle sobre Sherlock Holmes, tenga que hacerse sin que dicho famoso personaje pueda encender su legendaria pipa.